viernes, 8 de abril de 2016

HERÁLDICA PORTUGALUJA (24): ESCUDO DE ULIBARRI



El monumento funerario que hoy en día podemos contemplar en la capilla de Salazar, permaneció oculto por un altar neogótico hasta que fue desmontado durante las labores de rehabilitación de la Basílica de 1993.
En 1987, Loiola y Xabier Martínez Bilbao realizaron un estudio del interior del altar al haber tenido noticias de su existencia por el párroco, Txomin Bereciartua y el sacristán, Manuel Fernández “Manolo”, consiguiendo fotografiar en una labor de “espeleología” parte del monumento, pero sin tener acceso hasta el escudo pues se encontraba oculto tras las dos imágenes yacentes, que en aquel momento estaban colocadas de pie dentro del nicho. (ver BDP. Pinchar)
Esta capilla fue edificada, según una inscripción que lucía al fondo del arco, que decía: “Esta capilla fue edificada por D. Pedro González de Salazar y Dª Elvira Díez de Ulibarri, para trasladar los restos de su padre D. Pedro de Salazar en 15 de Abril de 1532. D.O.M.” y fue su hijo, Lope García de Salazar, quien construiría el monumento hacia 1580.
No es el momento de detallar el monumento, pero sí nos vamos a centrar en los dos “putti” (querubines) sin cabeza que sostienen un escudete, pues en él figuraba pintado, hasta la restauración, el que yo creo que pudiera ser el escudo de Ulibarri.
Como se puede apreciar, la parte superior del nicho y sus laterales estaban pintados en tonos ocres y azules, que Juan E. Delmas calificó en 1884 como “embardunado de colores impropios de aquel lugar” y de este color estaba pintado el escudete en el que lucían tres elementos heráldicos, que algún autor ha definido como estrellas y que yo creo que representaban tres pequeñas panelas, que son las armas de los Ulibarri. ¿Coincidencia?
Existe en Bizkaia al menos otro escudete similar sostenido por ángeles, en Andra Mari de Galdakano, mostrando las armas de los de Torrezabal grabadas en piedra.
Resulta extraño que hoy no figure ningún escudo de Salazar, cuando como hemos visto y veremos, eran tan dados a mostrar sus poder dejando a la vista sus escudos con las trece estrellas, pero tal vez estuviera tallado en un retablo lateral que todas las capillas tenían de espaldas al Altar Mayor y del que dio cuenta Rafael Ramírez de Arellano en 1898, diciendo que habría estado dedicado a San Cristóbal. Este retablo, como muchos otros, quedaría arruinado con el tiempo y en su lugar figuraba una leyenda en hierro forjado que pusieron sus nuevos dueños Benito Ea y Juana de Retuerto y decía: “Rª Aº 1855 a Es De Dn Bº Ea y Dª Jª de Retuerto”.
Incomprensiblemente, a mi juicio, la pintura fue eliminada del escudo y de casi todo el monumento, desconociendo si se realizó un análisis de su antigüedad, ya que no parece existir una Memoria de Obra en la que deberían haber quedado reflejados todos los cambios realizados y el porqué de esas actuaciones.
Ya denunciamos la casi eliminación del antiguo escudo de Salazar en el techo de la capilla situada en la nave opuesta, y nos alegrábamos de que el operario parara a tiempo. Algo similar debió suceder con la figura orante que vemos en esta capilla, que varios autores creen que se trata de Pedro Salazar, a la que se comenzó a abujardar el sombrero o boina que figura junto al libro, eliminándole parte de la policromía.
Otro hallazgo realizado durante las obras, fue encontrar en el féretro huesos de dos adultos y un niño, y una pintura en una de las paredes del interior del mismo, en la que se muestra a una persona contemplando un paisaje. Desgraciadamente, no se realizó ninguna fotografía.


JOSÉ LUIS GARAIZABAL


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada