viernes, 1 de abril de 2016

COMERCIOS TRADICIONALES: LAS PESCADERIAS DE " LAS PINCHAS"



Si Gregorio del Campo Castillo, "el pinche", se dedicó al palangre, fue su mujer Natalia Criado Hernández quien llegó a tener con sus hijas, tres puestos de pescado en el Mercado.
Había nacido en Sardón de los Frailes (Salamanca), en 1878, teniendo que abandonar de joven el domicilio familiar para “ir a servir” a una casa de la que escapó ante las pretensiones del señorito, viniéndose a Portugalete.
Casada con “el pinche”, con el que tuvo 13 hijos, una de las proles más numerosas que se recuerdan en la Villa, fue todo un ejemplo de mujer ama de casa y trabajadora. Mientras su marido y sus hijos, a medida que iban siendo mayores, se dedicaban a las labores del palangre, ella lo hacía en su venta en el comienzo de la calle Santa María donde se congregaban las sardineras extendiendo sus cestas en el suelo. Ello no era óbice para que se sumara a ayudar a alistar el palangre, sin olvidar los trabajos de la casa con tal cantidad de prole.
En 1923 se quedó viuda, con diez hijos, el menor de cuatro años y tras la primera época vendiendo lo que pescaban sus hijos en el palangre, después se estableció en el Mercado de Abastos tras su inauguración en 1915, ayudada por las hijas que iban creciendo.
Como curiosidad nos ha llamado la atención en el Reglamento de Régimen Interior por el que debían regirse aquellos puestos de pescado, el art. 7 (b) decía: las angulas se presentarán sobre paños blancos y no podrán manosearse, debiendo usar para su manejo cucharas-tenedores u otros elementos de madera. (Qué tiempos aquellos¡¡¡)
En 1930 una de las hijas, Fidela se casó con un marinero santurtziarra José Hermosilla, que se dedicó al palangre con lo que ayudó a consolidar el suministro de pescado familiar de su hijo Nisio.
Tras la guerra, Natalia siguió con su venta por las calles, hasta que reconstruido el edificio del Mercado lo hace ayudado por sus hijas en uno de los puestos dedicado a pescadería. En 1945 su hija María solicita otro puesto, el número 7, y en 1950 a sus hermanas Juana, Gaspara y Clemencia, se les adjudica el "puesto número 4 de pescado fino".
En esta década de los años 50 constituían con sus tres puestos de pescadería un claro ejemplo de familia pescadora del muelle viejo portugalujo.

Con la muerte de Natalia en 1948 su puesto lo continuaron sus hijas Rosario y Fidela. En la foto inferior de 1956 aparecen, las dos hijas de Rosario, Marisol y Rosario Sánchez del Campo, Olga Lángara y Fidela con su marido José Hermosilla y sus hijos Josetxu y Txomin. Este último mantendría la pescadería hasta 2010 en que se jubiló siendo el último puesto que existía entonces en el Mercado, que a continuación cerró definitivamente, para buscar otros usos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada