miércoles, 26 de junio de 2019

RECORDANDO A UN CAMPEON DESENGAÑADO: LUIS AISA




Luis Aisa (1942-2010) campeón de España de los pesos pluma aficionados en 1962, año en que debutó como profesional, llegó a Portugalete con 23 años con motivo de unos combates, conoció a Aurori Rodríguez hermana de Teo, su preparador, y se casó estableciéndose aquí. Luego regentaría el bar familiar de ella en la calle Santa María junto a Polvorilla, dándole el nombre de “El oro del ring”.

Se proclamó campeón de España del peso pluma, en 1964, en Sestao. Si de aficionado realizó 35 combates, ganando 31, perdiendo 2 y uno nulo, en el campo profesional disputó 89 combates con doce derrotas.

El 9 de Enero de 1978 en la Hoja del Lunes de Bilbao, Carmen Torres Ripa, publicó esta entrevista:



Es un boxeador por vocación y comunista por sentimiento, que empezó hace años, en 1969. Aurori su mujer lleva la hoz y el martillo en el cuello. Tienen tres hijos, chicos despiertos. Luis Aisa el ex-campeón de boxeo, ahora es un ídolo caído, solo fue derrotado por la burocracia.

Luis es propietario de un bar en la zona antigua de Portugalete, es la más concurrida por los jóvenes abertzales del PNV y socialistas, donde se dan cita a la noche para tomar unos vinos.

Hay en una columna, cruzadas la ikurriña y la bandera comunista. ¿Cual eliges?

Cuando llegué a Euzkadi me recibieron mejor que en mi tierra, yo me considero más vasco que aragonés.

Su mujer le reprocha como se enteren tus paisanos te van a echar de tu tierra.

Hay poster y pegatinas de la Pasionaria y del Che.

Mi mayor alegría fue cuando gané el campeonato de España, en las Llanas (Sestao) y cuando me nombraron aspirante al campeonato europeo.

En Salamanca me robaron el título y en Almería lo puse en juego y me lo quitaron después de haber ganado. En 1963 en Barcelona me dijeron que si me dejaba ganar frente a Ballester me firmaban un contrato para el campeonato de Europa, pero yo tenía veinte años y un porvenir para no aceptar esa cochinada.

Tengo un recuerdo amargo con Martín Miranda. Me engañó, me decía que me iba hacer campeón de Europa, pero yo hacía de paquete para sus pupilos. Me llevaba con Perico, Adolfo Sánchez, Cabezas para ver si perdía. Hombres como ese no debían existir en el mundo del boxeo. Es inhumano negociar con carne humana. Si hubiera vivido en Madrid o en Barcelona quizás hubiera sido campeón de España. Como Legrá que vino diciendo !Viva España, Viva Franco¡

Luis Aisa quiso volver al boxeo pero la federación no le concedió la licencia. Azpitarte le ofreció un campeonato de Europa, pero dice que no tiene apoyos. Fíjate si será sucio este deporte que cuando peleé con Paperito me amenazaron con una pistola.

Aisa pidió un dinero fijo y el 10% de la taquilla y si no pagaban no subía al ring, fue cuando le amenazaron con una pistola. A Luis Aisa nunca le han vencido por K. O.

¿Tu mejor contrincante?

Legrá muy bueno, pero muy sucio.

Aisa no se enfada nunca, es un hombre sin odios a pesar de los pesares, dentro de sus ojos hundidos hay un alma grande. Aunque él no lo crea que exista y un corazón fuerte como sus puños. En Marzo de 1983 se sinceraba con el periodista Antxón Urrosola en una entrevista:"Si yo hubiese tenido el apoyo de Carrasco, nadie me ayudó, siempre solo, pegándome con lo mejor de Europa. He recibido muchos golpes, pero ninguno tan doloroso como el que me dio mi preparador, después de diez años juntos, descubrí que me había vendido.

Yo se de tipos que trabajan en el boxeo con carne humana en el ring. Se de gentes sin escrúpulos como un promotor, que llegó amenazarme con una pistola, delante de mi esposa después del combate con Marcos Gimenez (Peperito) que me ganó, en Bilbao el día diez de Noviembre de 1972. Se de gánsteres mal llamados hombres, que me quisieron comprar en Barcelona. Se lo que es acudir a un pesaje con plomo en los bolsillos, para dar un peso superior al mio y poder enfrentarme con un tío que pesaba más que yo.

Recuerdo que levanté a diez mil personas de sus asientos al vencer a Ernesto Miranda, cuando todos decían que estaba acabado. Si yo hubiese tenido apoyo, repite nuevamente pesaroso.

Recuerdo la sonrisa fanfarrona de Legrá, la mirada perdida de Franky Taylor, el gesto desvalido de Perico Fernández y el rostro apisonado de Allotey. Son figuras que se me presentan en la mente como fantasmas sin avisar.

Antiguos boxeadores que se reúnen a finales de año, desde hace mucho tiempo, comidas de nostalgia y recuerdos, para entre todos librarse el olvido. De vez en cuando unen sus bolsillos para ayudar algún compañero de los apuros económicos o se citan para visitar algún compañero doliente, Méndez (La Araña Negra)  Manolín Alvarez "El Búfalo de Atxuri".

No hay comentarios:

Publicar un comentario