martes, 18 de enero de 2022

CASIMIRO ZUNZUNEGUI Y ROSA LOREDO POR ALBERTO ARRUE

 


A finales del siglo XVIII mis antepasados, los Zunzunegui, salieron de un caserío de Beriain (Guipúzcoa) y vinieron a poblar la vega del Juncal en las Encartaciones. Mi abuelo Juan Antonio explotó la ferrería del Pobal por el sistema de forja catalana, ferrería que fue años más tarde mi padre el último que la explotó.

Siendo yo niño recuerdo haber visto a mi abuelo pasear por el muelle de Portugalete con dos bastones. Tenía cerca de noventa año y todas las mañanas leía el santo del día en el año cristiano del padre Croisset. Hasta aquella mañana en que se le cerró el libro y él se deslizó por la butaca muerto.

Mi padre, Casimiro Zunzunegui Echebarría, tenía participación en minas y sobre todo tenía una, “La Mame”, que era la columna vertebral. Rondando los 85 años descansó. ¡Ay, mina mia, mina mía! El ha visto que tu cerrabas y el también ha cerrado, que esto es morirse, cerrarse para las cosas de este mundo y abrirse a las del otro.

Por la rama de mi madre, mi abuelo Miguel Loredo, político que fundó periódicos para defender los Fueros y libertades del País y fue apoderado de Portugalete en las  Juntas Forales de Guernica e individuo de la Comisión de Fueros.

Según mi madre Rosa Loredo, empezó siendo seminarista con la pretensión de llegar a ser sacerdote, conoció a la abuela Manuela que era muy guapa y así vino ella al mundo y sus hermanas Manuela y Dolores y Miguel.

Yo he nacido en Portugalete, en la calle Nueva, junto al cantón de Muelle, mis dos hermanas mayores que yo, nacieron en el Muelle, en la casa que daba junto a la iglesia de Santo Tomás, pero en invierno, al irse los veraneantes, quedaba aquella parte del Muelle solitaria y mis padres se retiraron a vivir a la calle Nueva, donde vivía un tío mío, Miguel Loredo y allí nací  yo el 21 de diciembre de 1900. 

JUAN ANTONIO ZUNZUNEGUI

 

Los óleos de sus padres pintados por Alberto Arrue, (1878.1944) sobre lienzo de 100 x 85 cms. nos han sido enviados por Fernando L. de Lerena.

3 comentarios: