domingo, 21 de diciembre de 2014

RECORDANDO LAS ANTIGUAS CONFITERIAS PORTUGALUJAS



Ahora que hemos visto una curiosa maqueta de la fachada de la antigua Confitería de Mendizábal de la calle del Medio, en el bar Larrun, obra de Mikel Torca, que también tiene expuestas numerosas láminas de recreaciones antiguas de la Villa, y de la que hablaremos mañana, vamos a empezar recordando a sus anteriores propietarios, los Larrañaga.
Marcos de Larrañaga y Gallastegui, confitero, natural de Elorrio, y su esposa Josefa de Arana, de Elgueta, se habían establecido en la Villa en 1876, regentando una de las confiterías de mayor prestigio de la zona, situada en la esquina de la travesía de Santa Clara con la calle del Medio.
Como vemos en el membrete de una de sus facturas, fechada en 1899, era Confitería, Cerería, Fabrica de chocolate y  ultramarinos.
Dicho matrimonio tuvo siete hijos, el primero Adolfo, que destacaría como poeta (una calle lleva su nombre), así como Alberto, músico y Pedro, futbolista.
En el segundo anuncio, aparecido en el programa de fiestas de 1910, figura como titular de la Confitería y Pastelería, Alberto Larrañaga.
Recurrimos también para ilustrar esta entrada a un dibujo a plumilla, de los muchos que realizó Echarte, popularizando todos los rincones de la Villa, y que ahora que vamos a empezar un nuevo año, y tras su desaparición hace unos meses puede que tengamos la oportunidad de rendirle un homenaje póstumo de recuerdo.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada