lunes, 11 de mayo de 2020

LA MURALLA DE PORTUGALETE: ALGUNAS CONSIDERACIONES EN TORNO A LA PUERTA DE GIRALDOS


Aitor Gózalez Gato la persona que más ha estudiado el tema de las murallas medievales vizcainas como Bilbao, Bermeo, Orduña, Lekeitio, Elorrio, Plencia, Valmaseda o Durango en la actualidad, nos dejó también sus investigaciones en el libro LA MURALLA DE LA VILLA DE PORTUGALETE, por lo cual es de tener en cuenta estas consideraciones que nos hace en torno a una de las puertas que podía estar en la parte baja de la calle Santa María:

En el libro de Cuentas de 1588-1611, del Archivo Histórico de Portugalete, aparece, en el año 1599, cierta cuenta de 20 reales pagados a una persona "por cerrar la Puerta de Giraldos y la que va sobre la puente".
En nuestra opinión, "la que va sobre la puente" daba paso a la calle Santa María, sobre el actual, si bien remozado, Arco de Vallecilla. Pero vamos a detenernos en la primera de ellas: Puerta de Giraldos.
En mi libro sobre la muralla portugaluja, tanteaba la posibilidad de que este curioso nombre viniera del apellido castellano Giraldo; en base a ello, consideraba que pudiera haber existido un personaje con dicho apellido que, al vivir cerca de esta puerta o portillo (pues no sabemos si era una u otro) hizo que el vano tomase para sí dicho apellido.
Cuando mi libro ya se había publicado, el historiador Juan Manuel González Cembellín consideró mas probable que el apellido fuera de origen francés (en concreto, Gerard). Esto podría tener su origen en los muchos extranjeros de esta nación que a mediados del siglo XVI se asentaron en nuestra Villa, cuando ésta estaba pasando por su período de mayor pujanza y esplendor.
Pero González Cembellín lanzó otra hipótesis, que fue ganando posibilidades de certeza: que el topónimo tuviera su origen en una veleta, que, obviamente, giraba. El ejemplo mas conocido es el de la Giralda de Sevilla, veleta en forma de mujer esculpida en bronce en 1.568 (literalmente "la que gira") y que acabó dando su nombre a toda la torre de campanas.
Pero no hace falta irnos tan lejos. I. Eizaguirre, portugalujo e historiador, me informa de que, efectivamente, Teófilo Guiard, en su obra Escudo y toponimia de Bilbao "se refiere siempre a la veleta que corona la torre principal de la Iglesia de San Antón, como GIRALDA (así, con mayúscula)". Parece pues que era bastante común este sustantivo castellano (que en realidad comenzó como un adjetivo) que describía este elemento: Giralda, Giraldillo, Giraldos... Había, no obstante, una simple cuestión práctica que aun hacía que dudara de que éste fuera realmente el origen del nombre de la Puerta.
Como se sabe, la función de una veleta es indicar la velocidad del viento, y sobre todo su dirección. Y si lo que se pretendía era medir estos dos factores, no parece que una puerta de muralla fuera el lugar mas indicado para hacerlo. A fines del s. XVI, que es cuando se data dicha puerta, es probable que varias casas y torres fueran mas altas que cualquiera de las entradas de la Villa. La misma Torre que aun se conserva en la calle del Medio debía despuntar en altura mas que la Puerta del Cristo, aunque ésta se ubicara mas arriba de la población. Si se quería medir la velocidad y dirección del viento, no había lugar mas a propósito que la iglesia, ya fuera sobre su torre primigenia, o espadaña, arbotante, o cualquier otro elemento en altura.
Recientemente sin embargo, encontré casi por casualidad una información que quizá podría despejar al menos en parte estas dudas: vamos a irnos a la preciosa Villa medieval de Molina de Aragón, en la provincia de Guadalajara. No nos fijaremos en sus impresionantes murallas, ni en sus dos poderosos castillos; sino en un elemento mucho mas pequeño: la veleta situada en la cúspide de la torre de la iglesia de San Francisco. ¿El nombre de esta veleta?: Giraldo.
El nombre tiene una sorprende similitud con la Puerta de Giraldos de Portugalete, si no fuera por la "ese" final. La coincidencia en ambos nombres ha hecho que esté mas convencido de que quizá -solo quizá- una de las puertas de la muralla portugaluja (cuya ubicación desconocemos) recibiera el nombre de una pequeña veleta que se situaría en su parte mas alta. Así pues, la cuestión de la presunta veleta en una de las puertas es una explicación que se nos antoja mas probable y sugerente. Pero lamentablemente aun no confirmada por la documentación.    

  






No hay comentarios:

Publicar un comentario