jueves, 7 de enero de 2016

EL SERVICIO DE CORREOS, LA CALLE Y LAS PRIMERAS MUJERES DE SU HISTORIA LOCAL





Revisando el blog de Goio Bañales, nos encontramos con una noticia de la que ya hace tiempo nos hicimos eco en estas páginas, como fue que el servicio de correos se estableció en la Villa el 1 de enero de 1648 y que durante casi un siglo estuvo en manos exclusivamente de las mujeres. Hoy nos sirve para llevar al Diccionario Biográfico Portugalujo a aquella mujer pionera: María Ruiz de Larrea.
Así mismo echando mano de nuestras fotografías recuperamos dos fotos de lo que hoy es la Calle Correos y que proceden del archivo de Eduardo Benito
En la superior, todavía era un cantón sin salida del Ojillo (1ª Travesía de Gregorio Uzquiano), y en la inferior, sin asfaltar, ya conectaba con Carlos VII. En ambas se aprecia a la derecha en el primer portal, con el mástil de la bandera en el primer piso en una de ellas, donde estaba ubicado el servicio. Ya en 1925 el administrador de Correos intentó que se le diera dicho nombre a la calle, pero hubo que esperar hasta 1979, una década después de haber desaparecido de dicha ubicación. 
Sobre el servicio de correos diremos que se estableció en Portugalete el 1 de enero de 1648, siendo adjudicado a una mujer: María Ruiz de Larrea
Se creía que era conveniente la existencia de este servicio que uniera la Villa con la estafeta de Bilbao de una manera regular y sin perder la correspondencia. Por este trabajo de “correa” o “testaferra de cartas” que se debía realizar los miércoles y domingos, por tierra, no por mar para evitar los peligros de naufragios, se le asignó un salario de 100 reales al año.
Esta mujer, de la que no tenemos más noticias salvo que desempeñó su labor a entera satisfacción de los vecinos, ejerció durante 12 años siendo sustituida por otra mujer María del Acebal, a la que se le duplicó el salario. Al de 8 años, en 1668, otra mujer se ofreció a realizar el servicio por solo 150 reales y como María del Acebal no estaba dispuesta a rebajar sus emolumentos, se le adjudicó el servicio a la nueva, Marí Cruz de Chavarría, que lo prestaría hasta 1676. Las siguientes también serían mujeres, Francisca de Ibarra y María de Nocedal, de las que se especifica que eran vecinas de Portugalete, y con el mismo sueldo. Esta última lo desempeñaría desde 1685 hasta 1699, salvo un momento puntual en que volvió María del Acebal (viuda).
En los primeros años del siglo XVIII también son mujeres las que desempeñan el cargo, Inés de Zaballa, hasta 1702, María de Ragua hasta 1717, y Josepha de Ugalde hasta 1729. En esta última ya empezamos a encontrar quejas por el cumplimiento de sus obligaciones, por lo que se le sustituyó por Matea de Ugarte, quien se mantuvo hasta 1725, siendo despedida como su antecesora por no cumplir su trabajo de la forma exigida. La sustituyó Marina Suárez hasta 1738 en que se eligió a Mateo Suárez.

Era la primera ocasión, tras 90 años de existencia del servicio, en que un varón se ocupaba de traer y llevar el correo.


1 comentario:

  1. La correa que ejercía en 1827 se llamaba Simona de Ontañón. Yo la cité como existente en 1835 al hablar de la Cofradía de San Crispín y San Crispiniano y también ejercia su labor en 1751..
    El 25 de Octubre de 1827, la Cofradía había realizado “diligencias ante el Corregidor, por conseguir dos despachos a fin de denunciar zapatos hechos en el extranjero y prohibir su introducción esta o en cualquier otro punto del Señorío”. Además de este gasto, aparecen “por tres veces que se le mandó a la CORREA que preguntase si los despachos estaban prontos”. El gasto es de 2 maravedíes.
    A la vista de esto, no sé si era la CARTERA y tendría que mirar en Bilbao si habían llegado al correo central y luego llevarlos a la villa o la RECADISTA que hacía la misma labor, pero con funciones varias.
    JOSE LUIS GARAIZABAL

    ResponderEliminar