viernes, 30 de noviembre de 2018

RECORDANDO EL CAMINO DEL EUSKARA EN PORTUGALETE (4): KANPANZAR, LA PRIMERA IKASTOLA PÚBLICA.




Como hemos recordado en la primera entrada de esta serie, fue hace 40 años cuando la Junta directiva de la Cooperativa Herrikoa, empezó a dar los pasos necesarios para integrarse en la red de escuelas públicas de Portugalete, con todo su personal docente y alumnado.

De dicha Junta presidida por José Ramón Jaureguibeitia, (que había sustituido a Iñaki Iciar), recordamos a Fernando Calvo, Rubén Las Hayas, Txema Lorente, Julio Tamayo, Manu García Jometón, José Luis Martín, Fidel Abarrategui, Alberto Prado, Edu Ortega, Julián García.

Apoyados por el profesorado acometió la ingente tarea de conseguir la integración, con una campaña pública buscando el apoyo de la sociedad, de los partidos políticos, de los centros escolares locales, y recurriendo a las instituciones tanto municipales como Ministerio de Educación. En este caso hay que reseñar también la gran ayuda de la Delegada de Bizkaia de Educación, Milagros Reyes quien apoyó decididamente la idea, buscando soluciones para la integración de las andereños, y hasta “mirando para otro lado” permitió que se utilizaran algunas aulas en el nuevo centro escolar que se estaba construyendo en el polígono de La Florida, al que ella dio el nombre, no muy acertado, de Campanzar.

En el actual Colegio Público Kanpazar Ikastola, que tenía todavía uno de sus módulos sin terminar su construcción, ocuparon algunas aulas a pesar de que no disponía todavía de todos los permisos legales para habilitarlo, como una acción de hechos consumados.

Fue el curso 1979-80 cuando en distintas fases se empezó la integración. Fueron unos primeros años en que hubo que flexibilidar la legalidad, para dar solución a una serie de problemas que la nueva etapa requería. El profesorado tuvo que pasar sus exámenes para disponer de la titulación correspondiente a la situación de funcionario público, se consiguió poner en marcha comedores con la ayuda de los padres, cosa que no se daba en los demás centros públicos, y hasta sus alumnos usaban autobús escolar dado que sus domicilios no correspondían al entorno del centro y algunos venían de pueblos vecinos.

Fue una etapa en que se solaparon muchos aspectos cuasilegales, dada la situación que había que afrontar. Así en 1982 con motivo de la organización de IBILALDIA, por las ikastolas de Portugalete y la zona, el portavoz de la misma y relaciones públicas, era un miembro de Kanpanzar, que como ikastola pública no podía pertenecer a la Federación de Ikastolas, lo cual daría lugar a algunas paradojas y desajustes.

Una etapa en la que continuaba el espíritu de trabajo en cooperativa de los padres y madres y la ilusión del profesorado. Ello fue una semilla que germinó y se fue extendiendo a los demás centros públicos portugalujos.

Y como estamos en la semana de EUSKARALDIA queremos adherirnos al homenaje a una de las  andereños que participó en aquella experiencia.

Fue Itziar Redondo Arana (1948-2018), natural de Lutxana que
llegó al ikastola Herrikoa en 1979. De cuerpo menudo, tenía 31 años y había dejado su puesto en el Colegio de La Inmaculada de Barakaldo, las popularmente conocidas como Simoninas, buscando la enseñanza en euskera pues además de su profunda vocación a formar a “sus chicos y chicas” le llevaba su amor al euskera. El ambiente que encontró en Herrikoa, y la cooperación de los padres a todos los proyectos que ella sugería, fundamentalmente en actividades extraescolares, le quedaron grabados y los añoró toda su vida, volcada como hemos señalado al mundo de la enseñanza y promoción del euskera.

Las fotografías que acompañan a esta entrada, del año 1980, con salidas en los fines de semana a refugios de montaña, carnavales o su participación en actos a favor del euskera como la de la Korrika que nos envía Arturo Nubla, quieren sumarse a su recuerdo.

Si su primer curso como andereño en Portugalete lo desarrolló a caballo entre Herrikoa y Kanpanzar, una vez reconocida su plaza oficialmente, permanecería aquí durante 30 años hasta su jubilación.

Que este homenaje sea extensivo a todas aquellas andereños anteriores a ella, protagonistas de esta historia, y que hicieron posible la situación del euskera en la actualidad en todo tipo de aulas escolares.


4 comentarios:

  1. Qué decir, de mi hermana, sus niños y su ikastola fueron su vida, me alegro un montón de este homenaje merecido, goian Bego hermanita, desde donde estes, disfruta de tu dia

    ResponderEliminar
  2. Ezin politago.
    Pena, euskaraldiaren astean, dena erdaraz izatea.Goian bego gure andereño maitea.

    ResponderEliminar