martes, 12 de julio de 2022

LUCITA LA CARNICERA, ENPORTUGALETE.COM

 


Ya hace tiempo que hablando de los comercios antiguos, dedicamos una entrada a Lucita la carnicera del Ojillo. Hoy antes de incluirlo en el Diccionario Biográfica Portugalujo y con la colaboración de su nieto Unai, lo presentamos en el periódico emportugalete.com del mes de julio. Al igual que en los demás personajes, aprovechamos su ficha para recordar a otra gente de su entorno o de su saga familiar como es en este caso la familia Palacio.

Nacida en la calle del Medio, fue uno de los personajes populares del Ojillo de posguerra. Era hija de Primitivo Soto miembro de la Agrupación Socialista en su primera época, de la que fue presidente en 1917 y candidato a concejal en 1920, y de la popular María López Peláez, que en 1922 puso un kiosko de frutas en el Cristo, y luego una tocinería. Con ella, al igual que ayudaba su hermano Primi, Lucita aprendería el oficio de carnicera.

Casada con Josetxu Palacio Olivares (1911- 1988), hijo de Salvadora y Florentino, unos carranzanos llegados a la Villa a finales del siglo XIX y que tras distintas dedicaciones como la venta de cerdos en la plaza de la Ranchería, acabaron montando un horno siendo muy populares sus viejos carros cubiertos con los que repartían su rico pan. Llegada la guerra Florentino, perdió a su otro hijo Eugenio y él también murió en Nocedal cuando huía el día que entraron las tropas franquistas a la Villa.
Tras la guerra Josetxu siguió como panadero y ella abrió una carnicería en el nº 7 del Ojillo, donde vivía toda la familia Palacio, siendo muy recordada con su blanco delantal y sus puntillas, al margen de sus apreciadas morcillas, que junto con las de Javi Gárate en la calle del Medio fueron muy populares en la Villa.
Si ya su madre fue taquillera del cine Ideal, algo moderno entonces, a Lucita la encontramos formando parte de un grupo femenino, El Clavel, poco habitual también para aquella época.
De sus cuatro hijos, Alfre, Mª Jesús, José Andrés y Juan Carlos, recordaremos al primero, Alfredo Palacio Soto, (1940-2019) uno de  los fundadores del Lora Barri, concejal, responsable del Area de Cultura, y miembro de la Junta de Caridad del Hospital Asilo.
Su nieto Unai Zabala Palacio, y su nieta Marta Palacio Simarro, son un referente en la hostelería jarrillera. 

 

 

14 comentarios:

  1. Marta Palacio,no es nieta de Alfredo Palacio,es su hija

    ResponderEliminar
  2. Y Unai Zabala Palacio es sobrino de Alfredo,no nieto

    ResponderEliminar
  3. Ya lo pone que son nietos de Lucita

    ResponderEliminar
  4. Hay que leer despacio.

    ResponderEliminar
  5. Pero sí está un poco confuso.

    ResponderEliminar
  6. Lucita hizo de partera con mi ama. La ayudó en el parto a traerme a mi a esta noble villa.
    Nací justo encima de la carnicería en el n°7 , 1°piso .
    Siempre he tenido contacto con esa familia, con M°Jesus la madre de Unay . Y estoy muy orgullosa de la amistad que tiene mi hija con Unay .

    ResponderEliminar
  7. Cuando se escribe sobre una persona y al mismo tiempo se aprovecha para mencionar a familiares suyos, puede pasar que esa persona acabe pareciendo una excusa para hablar de otros, que igual son los que realmente le interesan al que escribe. Aparte, lo que se dice de Florentino y Eugenio Palacio está equivocado.

    ResponderEliminar
  8. Yo llevo de segundo apellido Palacio y pertenezco a esa genial familia. Mi ama Mari Luz es nieta de Florentino Palacio y Salvadora, que por cierto le han puesto de apellido Olivares y no es ese. Su apellido es Oliveros, así que a quien corresponda, le cambie de apellido al suyo propio. Y yo también nací en el número 7, en la buhardilla derecha

    ResponderEliminar
  9. Por qué no se puede poner el nombre de quien responde?

    ResponderEliminar
  10. Las morcillas que hacía mi tía lucita heran brutales tengo buenos recuerdos de cuando vivía en el ojillo de niña

    ResponderEliminar
  11. Aupa! Muy grande Lucita, solo guardo buenos recuerdos de ella. En otro artículo, en este mismo blog, dice que la carnicería estuvo hasta 1977, pero yo creo recordar que en los 80, al menos a principios, aún estaba abierta. ¿Alguien podría decirme si ese dato (1977) es correcto o se trata de un error? Un saludo.

    ResponderEliminar
  12. Mi padre era sobrino de Josetxu y Lucita. Yo no les conocí, pero mi padre les tenía mucho cariño y les teníamos presentes porque nos hablaba de ellos mientras nos enseñaba sus fotografías.
    Del artículo como dicen más arriba, el apellido de Salvadora era Oliveros, que falleció en 1948 y decir que Florentino falleció años después (datos basados en los recuerdos de mi padre y documentos que conservo).

    ResponderEliminar