viernes, 18 de marzo de 2022

EL ZULO DEL CAMPO DE LA IGLESIA

 


En el primer trabajo de prospección en el Campo de la Iglesia en busca de los pasadizos antiguos, se detectó en el extremo noroeste del mismo una galería de escaso recorrido con entrada por el muro.

Según se informó entonces dicha cavidad era un pequeño zulo que sirvió durante la guerra civil a los vecinos de la zona como refugio durante los bombardeos.

Hoy, como curiosidad, ofrecemos esta foto que José Luis Garaizabal ha encontrado en el Archivo Histórico de Euskadi y que fechada el 29 de enero de 1979 corresponde a los fondos de la empresa FOAT (Fotografía aérea y terrestre S.L.) donde en el ángulo inferior derecho, en el patio trasero de las casas del Muelle Viejo, se ve lo que podría ser su entrada.

Cuatro décadas después nos llama también la atención los coches aparcados en el borde del muelle sin ninguna protección (recordamos alguno de los accidentes al caerse al agua) y que todavía estaba la grúa que desaparecería un par de años después.

********

Recogemos la foto actual de 
Fernando Gardeazabal que 
se nos envia con el comentario 

 


4 comentarios:

  1. Sería posible la publicación del informe sobre los pasadizos, que dice y en que ha quedado todo esto. Por no pensar que ha sido un gasto inútil basado en chismes sin fundamento.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo se reduce a lo siguiente: el Museo de la Minería no encontró nada, por ser la zona excavada la que menos anomalías subterráneas presentaba (aparte de no haber profundizado lo suficiente).
      Al contrario que la empresa barcelonesa Geotopsa, que encontró importantes anomalías en la zona alta del Campo de la Iglesia.
      El alcalde se niega a excavar en dicha zona alta por dos razones:
      - porque quedarían como unos incompetentes, al no ser capaz una empresa de aquí, el Museo de la Minería, de encontrar los supuestos túneles.
      - y por un estúpido orgullo personal, de no querer pasar por la vergüenza y el desprestigio de que una empresa de fuera descubra lo que nosotros no hemos sido capaces de descubrir.
      Como buen cacique, el alcalde ha decretado que "o lo descubrimos nosotros, o no lo descubre nadie".
      Al final, el absurdo orgullo de los políticos hace que sea el pueblo el que pierde, como siempre.

      Eliminar
  2. Según nos comenta José Hernández "Pepillo", él vivió en el segundo piso de la casa, propiedad total de Opitz, por cuya escalera se salía a la terraza que se ve en la foto. El zulo mediría unos tres metros de fondo por uno y medio de ancho (más o menos) y él lo recuerda lleno de tablones. El zulo estaba horadado a pico en la piedra caliza y lo usaban como refugio los vecinos de la casa cuando no les daba tiempo de ir hasta el túnel de la Canilla. El testimonio se lo contó una Merladet y las hermanas Adán que vivían en el 4º y 3º respectivamente. Pepillo vivía en el 2º, y en el 1º estaba la Academia Estívaliz. El zulo estuvo cerrado por una puerta de madera, que es la que se ve en la foto del Archivo Histórico de Euskadi. Las puertas que se ven al fondo de la terraza daban acceso a un lavadero comunitario (una pila para cada piso) donde lavaban la ropa y tendían en las cuerdas que se ven en la foto. Desde esa terraza se iba por un camino hasta el arco de la Torre de Salazar. También nos ha enviado Fernan Gardeazabal una foto sacada hoy al paredón del Campo desde la escalera de la Biblioteca Municipal, pudiéndose apreciar el hueco tapiado.

    ResponderEliminar
  3. Gracias Aitor por la aclaración. Se comenta por el pueblo que la adjudicación para hacer las catas se la dieron al Museo de la Minería de manera directa y que casualmente el que las realizó es el marido de la concejala de cultura. ¿esto es cierto?

    ResponderEliminar