jueves, 5 de enero de 2017

ATENTADO EN PORTUGALETE CONTRA EL SACERDOTE ROMAN LANDERA EN 1973



Nuestro amigo Tasio Munarriz, tras escribir sus tres libros sobre los años recientes de nuestra historia, Santa María de Portugalete, Parroquia revolucionaria (1961.-1982), REPÚBLICA Y GUERRA EN PORTUGALETE, y el reciente Posguerra en Portugalete, continua investigando para completar los años del franquismo que le quedan.
Fruto de todo su trabajo, además de lo publicado, quedan temas que no los incluyó en los libros o que le aparecen con posterioridad. Así el próximo lunes a las 8 de la tarde en el HOTEL impartirá una conferencia, organizada por el Rotary Club de Portugalete, sobre la comparación de Getxo y Portugalete durante la república y la guerra, ya que ha constatado que esa época se vivió de muy diferente manera entre ambas poblaciones separadas por algo más de un centenar de metros.
Así mismo referido a su primer libro, nos envía unas notas que amplían el tema del atentado que sufrió el sacerdote Ramón Landera, desmintiendo lo aparecido en la prensa (GARA 31.5.2008), y subrayando las frases de los desmentidos de varios testigos:

A las 12 de la noche los curas vimos desde nuestro domicilio que las luces de la casa parroquial se habían quedado encendidas y bajó Román a apagarlas acompañado por la vecina Miren Izaguirre, de 16 años de edad. Después de dos intentos de atentados, los curas no salíamos solos de casa por la noche sino que pedíamos compañía.
Al llegar a la casa parroquial y entrar, salieron del pequeño pórtico debajo de la torre tres individuos encapuchados con una porra y una pistola cada uno. Después de un forcejeo,  Román les dijo que no salía y ellos le golpearon. Román salió corriendo y se cayó, recibiendo más golpes en la espalda y la cabeza. Al levantarse, llegó hasta la puerta del colegio de Santa Ana y los encapuchados escaparon por Las Canteras. Román les siguió para identificarlos pero no pudo conseguirlo. No hubo ningún intento de secuestro. (Tuvieron ocasión de hacerlo, llevarlo a un zulo y pedir un rescate). Miren estaba en el portal de la casa parroquial y no vio nada ni se acuerda de lo que pasó.
Cuando Román subió a casa, me contó lo sucedido. Llamé al médico D. Angel Alday, que vino enseguida en su “600”. Lo auscultó y no le vio nada grave, excepto los dolores producidos por los golpes. Al día siguiente le hizo una placa en la clínica San Juan de Dios y advirtió una fisura en una costilla, no importantes lesiones en las costillas. Román no ingresó en la clínica, sino que fue andando a casa. Hace dos días estuve con el Dr. Alday y me confirmó lo que acabo de escribir. Al de unos días Román se curó de la fisura haciendo vida normal.
El domingo 18 de marzo, a la 1,30, se organizó una manifestación por el casco antiguo en protesta contra el atentado y los ultraderechistas no actuaron con los sprays. Lo pueden confirmar las 1000 personas que participaron y el mismo Dr. Alday, que recibió una multa de 25.000 pesetas.
No quiero quitar importancia al atentado, que me afectó personalmente porque Román era mi amigo y compañero y, además, yo podría haber sido el objetivo, si llego a bajar a apagar la luz. Sólo pretendo aclarar la verdad sobre lo sucedido, aunque me parece imposible porque siempre habrá gente que tergiversa los sucesos de acuerdo a sus intereses políticos sin preguntar a los testigos.
El artículo añade: “Según se supo más tarde por confidencias policiales, entre ellos Ruiz Cortadi” refiriéndose a uno de los encapuchados. No sabía yo que los de Gara tuviesen contacto con los confidentes policiales. No dice quiénes eran esos confidentes ni cuándo se produjo la declaración. El 26 de marzo el alcalde José Manuel Esparza escribía: “Se hicieron y se siguen haciendo gestiones para tratar de conseguir alguna información, pero sin resultado práctico hasta la fecha”.
Aprovecho para corregir otra falsa información de Gara en el mismo artículo. Un supuesto participante en la manifestación del 18 de marzo apostilla que “los asistentes a las misas en recuerdo al lehendakari José Antonio Aguirre fueron obligados (por los ultraderechistas) en la puerta de la iglesia a cantar el “Cara al sol”.
1.- Que yo sepa, no se celebraron misas en la parroquia de Santa María por José Antonio Aguirre.
2.- 6.000 feligreses dominicales y yo somos testigos de que nadie cantó en la puerta del templo el “Cara al sol” en los años finales de la dictadura.

Del guerrillero Eloy Ruiz Cortadi, al que se dedica principalmente el reportaje de Gara, ya hablaremos en otro artículo de este blog con datos no inventados que ignoran los de ese diario.



4 comentarios:

  1. Hola soy Mentxu, una de esas personas que estuvo en esa manifestación y que a diferencia de otras,si puedo confirmar porque lo sufrí en mis ojos, que los ultraderechistas actuaron con sprays. Me ha dolido bastante leerlo y verlo subrayado, no he entendido el porque.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Mentxu (?). Soy Tasio Munárriz, autor del artículo y espectador del comienzo y final de la manifestación citada. Puse como testigo de mi afirmación de que no habían intervenido los guerrilleros de Cristo Rey al Dr. Alday. También fue multado con 25.000 pesetas José Goñi y con 10.000 Paco Anero. Ninguno dijo que había intervenido la ultraderecha. Probablemente te has confundido de manifestación. En otras sí que intentó disolverlas Eloy Ruiz Cortadi con sprays. Tu anónimo sigue la táctica del Gara de no dar nombres y apellidos conocidos que impiden poder comprobar la veracidad de su testimonio. Sin ningún ánimo ofensivo, espero la confirmación de tu queja. Tasio.

      Eliminar
  2. Hola soy Mentxu, me has creado una pequeña duda, a la que tal vez puedas ayudarme.¿Ha habido más manifestaciones que hayan partido de la parroquia a la salida de la misa del domingo en apoyo a sus sacerdotes?.Si las ha habido tal vez este en un error en lo escrito anteriormente, en caso contrario puedo asegurar que hubo sprays en el cantón de la iglesia.Estando yo allí la cola de la manifestación, decidí salir, gire y me los encontré de frente a los ultraderechistas con los sprays.Por supuesto desaparecí de allí y no se si volvieron a actuar, pero los llevábamos detrás.

    ResponderEliminar
  3. Hola Tasio:
    Quisiera hacer unas matizaciones a tu última entrada. Sobre la cuestión de las fuentes, creo que ningún diario tiene obligación de citarlas. Así nos encontramos a menudo con noticias en las que "fuentes cercanas a la investigación" o "personas del entorno del dirigente X" afirman algo. El diario lo da por bueno, y el lector, a su criterio, lo hará o no lo hará.
    En sociología o en historia (sobre todo en historia oral) sucede lo mismo. Aunque existen estándares científicos sobre cómo abordar el trabajo de campo, algunas corrientes en técnicas de investigación cualitativa defienden el valor de cualquier fuente de información, desde el archivo histórico hasta la conversación informal. Y entienden que en muchos casos es imposible citar las fuentes por razones diversas. Hammersley, Atkinson, Bertaux... son reputados investigadores que abordan esta cuestión.
    Si sólo concediéramos valor a los archivos históricos, tendríamos un gran problema para investigar, por ejemplo, el franquismo. Martín Villa mandó destruir todos los archivos locales de Falange en el año 1976. Y de ahí se podría haber extraido muchísima información, puede que incluso sobre el caso que nos ocupa. También hay que tener en cuenta que muchas corporaciones franquistas se mantuvieron en los ayuntamientos hasta el año 1979, con lo cual tuvieron tiempo de hacer importantes "limpiezas".
    Yo en la información sobre Cortadi me basaba (ya ves) en informaciones tanto de Gara como de la revista Fuerza Nueva. Aunque es cierto que pudiera haber alguna incorrección como el "intento de secuestro". Aún así, tú mismo dices que Román "no quiso salir" y entonces le dieron una paliza. Tres individuos armados con porras y pistolas para agredir a un cura suena un poco extraño. No creo que nadie estuviera pensando en "un zulo y un rescate" (creo que en el año 73 no se habían producido secuestros por motivos económicos al margen de la delincuencia común, con lo cual difícilmente a nadie se le pasaría por la cabeza esta posibilidad). Pero sí una detención ilegal, o un intento de llevárselo a la fuerza para agredirle en otro sitio... De todos modos ya es difícil de aclarar. Sólo quedan 2 ó 3 testigos presenciales del incidente (Román ha fallecido, Miren no vio nada) e iban encapuchados o sea que...
    Sobre las otras "mentiras" de Gara ¿qué quieres que te diga? Que una fisura en las costillas sea recordada 40 años después como una "importante lesión" no me parece motivo para cuestionar al informante como lo haces. En relación a la manifestación, parece que hay testimonios diferentes al tuyo sobre las agresiones con spray. Y que a Anero o a Goñi les pusieran una multa no creo que desmienta nada. Lo de el "cara al sol" en las misas en recuerdo de Agirre, creo que habría que aclararlo, pero en ningún momento pone en Gara que sucediera en la Iglesia de Santa María. O sea que... no se donde ves una táctica por intereses políticos. Como mucho imprecisiones o errores que pueden ser aclarados o corregidos, sin más. Lo que no entiendo es que donde pone según se supo más tarde por "confidencias policiales" tú digas que no sabías que Gara tuviera relación con "confidentes policiales". Ahí hay una manipulación de la literalidad de la frase. De todos modos, podría haber sido. Recientemente un antiguo colaborador de las FSE (que no se ha identificado) ha citado en Sudamérica a un ex-director de Egin para indicarle donde está enterrado el militante de los Comandos Autónomos Anticapitalistas desaparecido en el año 1980 José Miguel Etxebarria, y la Audiencia Nacional ha ordenado una investigación. Estas cosas pasan.
    En fin Tasio,
    Un saludo y feliz año.
    Mucho ánimo con tus trabajos.
    Alberto Bonilla

    ResponderEliminar