martes, 4 de octubre de 2022

EN RECUERDO DE TXEMA LANDABASO: EL PRIMER PARTIDO FEMENINO EN EUSKADI

  


Hoy que la natación jarrillera llora la marcha de Txema Landabaso, TAZON, queremos despedir a este querido referente de nuestra natación con el comienzo del artículo publicado el 13 abril de 2018 por el célebre cronista del waterpolo Andrey Demirev para Blogs EITB con el título de Las raíces del Waterpolo. 

Fue una bonita noche de verano del 1981, con la piscina descubierta de 50 m de Portugalete a reventar de gente. Como colofón a un torneo veraniego de Natación, se celebraron dos partidos de waterpolo, uno masculino y otro femenino, cuyos contendientes correspondían al Club organizador del evento, el ya desaparecido SAN (Sociedad de Actividades Náuticas) y a la Deportiva Náutica de Portugalete, una vez más pionera de nuestro deporte.

El encuentro entre las chicas de los dos clubs jarrilleros fue el primer partido femenino de waterpolo celebrado en Euskadi. La Noble Villa de Portugalete volvió a convertirse en la cuna de waterpolo vasco, 68 años después de primer partido masculino debajo del Puente Colgante.

 El entrenador del DNP en aquel partido fue un clásico de las formaciones portugalujas en los 60´s y 70´s, José María Landabaso (conocido como Tazón). En el banquillo del SAN, el encargado de dirigir al equipo fue José Angel Irusta. Entre las jugadoras que participaron en esta histórica cita del waterpolo femenino había un abanico de edades amplio. Allí estaban nombres como Amelia Luis, Lourdes Luis, Arantza Martínez, Ana Alonso, Cristina Pereda, Zuriñe Mediavilla, Miriam Galarraga, Rosa Rodríguez, Gemma, Mª José

SAN (Sociedad de Actividades Náuticas) fue una escisión de la DNP, producida en 1977 y que se mantuvo hasta finales de los 80’s. Entre aquella sociedad y el club-matriz existían viejas e inútiles rencillas. Aunque el partido no tuviera carácter oficial, los dos equipos se jugaban el orgullo que no era poco. El choque fue de los que suelen saltar chispas. Hubo mucho contacto físico y situaciones conflictivas. Algo que hoy día se acepta como normal, pero en aquel entonces, con equipos formados por nadadoras con pocos o nulos conocimientos de waterpolo, las cosas se tomaron de manera diferente. Hasta el punto de que el entrenador de DNP sacara a su equipo del agua antes de finalizar el choque y el partido se suspendió.

Una de las participantes en este partido, la actual árbitra nacional Rosa Rodríguez (pitó la final de la Copa de la Reina esta temporada) cuenta: “Nosotras estábamos acostumbradas a ver mucho waterpolo masculino, pero entre ver y hacer hay un mundo. Jugamos con balón grande y la verdad que juego no hubo mucho por la falta de experiencia de ambos equipos. Parecía más rugby-polo que otra cosa. Y así terminó sin finalizar…”

Era comprensible tras un encuentro tan reñido y jugado con tanta pasión, que las intensas rivalidades en el agua provocaran algún que otro altercado en las gradas, pero sin pasar a mayores. Al final hubo acercamiento y abrazos, premonición de la futura reunificación de los dos clubes que se produjo a finales de los 80’s.

 

1 comentario: