domingo, 11 de diciembre de 2016

INTENTO DE ANEXION DE PORTUGALETE A BILBAO EN LA POSGUERRA




Ahora que esta semana se presenta el próximo libro de Tasio Munarriz, sobre la posguerra en Portugalete vamos a recordar este episodio de nuestra historia que el nos recogió sobre esta época.

El 11 de mayo de 1946 se constituyó en el Ayuntamiento de Bilbao el Consejo General del Gran Bilbao, de acuerdo con la ley de ordenación urbanística y comarcal de Bilbao y su zona de influencia, promulgada por decreto del Ministerio de la Gobernación, previa su aprobación por las Cortes Españolas. Se trataba de crear el Gran Bilbao.
En dicha sesión en la que empezaron hablando a favor del proyecto tanto el Gobernador como el alcalde de Bilbao Sr. Zuazagoitia, destacó la intervención del alcalde portugalujo Miguel Loredo oponiéndose a tal atropello.
Empezó recordando que el proyecto se había llevado con el mayor secreto sin informar a su Ayuntamiento que era afectado por el mismo y que el alegar que Bilbao necesitaba más “espacio vital” ante el crecimiento acelerado de su población encubría un preludio de anexión.
Aunque era un tema en el que no podía ser objetivo ni imparcial “por tener quizá exacerbado mi amor a Portugalete”, les recordaba “que el municipio es una entidad natural, cronológicamente tan antiguo como la familia y regulado por las normas de Derecho Natural, no siendo fruto de ninguna creación artificiosa del derecho Pasivo”, y que “tal idea o definición concuerda por otra parte perfectamente con el pensamiento que tuvo en el año 1322 Dña. María Díaz de Haro, llamada “La Buena”, quien, vista la agrupación de familias que existían ya de antiguo en el solar que hoy ocupa Portugalete, se limitó en el referido año a otorgar una Carta de Fundación con determinados privilegios”.
Estebamos ante la absorción de un Municipio por otro, contra la voluntad de aquél, pues Portugalete no había sido consultado ni se habían cumplido los requisitos legales.
Acababa recordando que “la idea de la anexión es un episodio más de la lucha que en la historia han mantenido la Villa de Bilbao y el Señorío”, concluyendo que “no ha sido Bilbao quien ha dado el crecimiento a Vizcaya sino todo lo contrario”. “En la Historia de Vizcaya se consignan episodios que reflejan la eterna pugna que siempre ha existido entre Bilbao y el resto y no debemos de olvidar que Portugalete en muchas ocasiones actuó de litigante. La Historia también nos dice que episodios tales como la Zamacolada, el Impuesto de la Sal, el Puerto de la Paz, etc. no son en realidad más que manifestaciones ostensibles de esta pugna y la Historia dirá también cómo nos ha tocado ser actores en este Proyecto del Gran Bilbao, siendo de desear que el juicio que de nosotros emita sea favorable y no podrá menos de serlo si defendemos la personalidad de Portugalete y su pasado”.
De regreso a Portugalete y en el pleno de la Corporación del 22 de mayo, Miguel Loredo volvió a leer el discurso que había pronunciado en el Ayuntamiento de Bilbao y pidió a sus compañeros: ”Espero ratifiquéis mi actuación y para ello os pido el que se haga constar por unanimidad la protesta de Portugalete, elevándola a los poderes públicos en la forma que estiméis conveniente y en todo caso este proyecto sea objeto de un Referéndum local”
La corporación decidió enviar un escrito al gobernador, haciendo constar su oposición e impugnación del proyecto y proponiendo un referéndum entre el vecindario.
No sabemos si por esta protesta o por otras razones el proyecto quedó al final reducido a que el “Gran Bilbao” fuese una Agrupación intermunicipal con unos servicios comunes: consorcio de aguas, basuras, etc. Todavía en 1964 los alcaldes de la margen izquierda, reunidos en la Dirección General de Administración Local tuvieron que oponerse a la dichosa anexión. Así y todo, después de unos años, Bilbao anexionó Erandio, Loiu, Sondika, Derio y Zamudio que volvieron a independizarse en los años 80.


El discurso completo de Miguel Loredo está recogido por Tasio en la Biblioteca Digital Portugaluja (pinchar)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada