jueves, 8 de diciembre de 2016

LA TRADICIÓN MUSICAL DE LA VILLA



La semana pasada en el Festival Internacional de Ochotes, Joseba Gotzon nos recordaba que el nuevo año se cumplían 85 años del Primer Concurso de Ochotes, que se celebró organizado por el Ayuntamiento de Portugalete, cuando este tipo de conjuntos no tenía todavía un nombre oficialmente reconocido y así se hablaba de doble cuarteto vocal, octeto o zortzi, siendo el Ayuntamiento de Portugalete quien oficializó su nombre al patrocinar dicha exhibición en 1932 abierta a grupos de cualquier lugar.
Este fin de semana volvemos a tener ambiente musical al celebrar el 25 aniversario del Orfeón Jarrillero del Elai Alai, con un concierto acompañado de otras agrupaciones entre las que está otra portugaluja como es Herriko Abestiak y además los Barbis en su año conmemorativo siguen actuando incansablemente.
Esto sirve para constatar la gran tradición musical que tiene nuestra Villa y concretamente recordando aquellos años, en que la población portugaluja rondaba los 10.000 habitantes existían dos agrupaciones como eran la Schola Cantorum que dirigía el agustino Padre Cortazar y que todavía en agosto de 1932 en el Concurso de Orfeones celebrado en el Teatro Buenos Aires de Bilbao obtuvo un premio especial, a pesar de que le faltaran muchos de sus 127 voces, y con el ochote Zubi andikoak, salido de la Schola triunfa en un concurso en Durango con el tercer premio de Honor y el segundo de Libre Elección y la Sociedad Coral de Portugalete cuyo presidente era en estos años Andrés Miguel Larrea.
Aquel primer Concurso de Ochotes creó una gran animación y se celebró en el kiosko de la plaza inscribiéndose grupos de Cantabria, como la Coral de Castro, Durango, Bilbao, Ortuella, y el Danok Bat de Portugalete dirigido por Pedro Alonso.
La canción obligatoria era la catalana “Volem”, y el jurado lo formaban el alcalde Sánchez Vallejo, Larrieta, director del Coro de Santurce, y los directores de las bandas de música de Portugalete y Getxo, Luis Fernández y Manuel Gainza.
Se impuso la Sociedad Coral de Castro, seguida por Tavira de Durango y el Danok Bat de Portugalete. Esta formación la componían, Gerardo García, Txetxu Barreda, Pedro Alonso, Julio G. ALegria, Florentino Heredia Mosqui, Doroteo Alvaro, Vicente Carrasco y Manuel Usategui.
Este ochote se había formado exclusivamente para este concurso y muchos de sus componentes formaban parte de la Sociedad Coral, que al disolverse al igual que la Schola al finales de año, deciden formar la Agrupación Coral Danok Bat, con José Astondoa de director.
A este concurso siguieron otros como los que organizó el periódico Excelsius en Bilbao en 1934 y 1935. En este año la Agrupación Coral Danok Bat formó dos ochotes para participar en la primera categoría: Danok-bat y Adiskidiak, pero como eran unas 30 personas y sobraban componentes Astondoa admitió que formaron otro, Abesbatza, para presentarse en la segunda categoría.

Estos últimos ganarían  en esa categoría seguidos del Danok Bat y en la primera categoría obtendría el primer premio Adiskidiak. La euforia portugaluja en el Teatro Buenos Aires fue total. Al año siguiente se volvieron a repetir los triunfos, reconociendo así el gran nivel musical que existía en la Villa.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada